Cintas de correr

La fiebre del running se ha extendido hasta a personas que no habían hecho ejercicio en su vida. Y no es para menos, andar y correr es el mejor ejercicio que puedes hacer para mejorar tu salud, reducir el estrés, y bajar unos kilos, por no hablar de los beneficios que tiene en tus músculos y articulaciones.

Puedes convertir tu ejercicio en una rutina, pero el mal tiempo o tener que desplazarte hasta el gimnasio puede desbaratar tus mejores intenciones.
No te preocupes, hay una manera de hacer ejercicio sin salir de casa, con una cinta de correr.

Hay una variedad de factores a considerar a la hora de comprar una cinta.

Elegir la máquina adecuada

En primer lugar, hay que pensar en los objetivos (realistas) que queremos conseguir, mejorar el rendimiento, la salud, la rehabilitación, etc. Saber esto te ayudará a identificar que modelo comprar.

A continuación, hay que tener en cuenta el presupuesto. Los modelos más caros tienen una construcción más robusta, una mayor garantía de las piezas, mayor superficie, mayor velocidad máxima y pendiente más escarpada. Pero si te basta con un modelo más austero, el precio se reducirá notablemente.

El tamaño también importa. El tamaño estándar es de 195x90 cm, reduciéndose a la mitad cuando se pliegan (en los modelos plegables). Por eso necesitarás suficiente espacio para colocarla, además de espacio libre alrededor como medida de seguridad.
También necesitas una cinta con una longitud que se adapte a tu zancada.

Docks para iPods, puertos USB y conectividad a Internet son algunos de los extras que pueden tener algunos modelos.

La mayoría de las cintas de correr tienen velocidades que van de los 10 a los 12 mph; aunque algunas consiguen ir más rápido. Por lo general se inclinan entre una calificación de 10 a 15 por ciento, pero algunos ofrecen un gradiente creciente.

Tipos de cintas de correr

Las cintas de correr motorizadas se basan en la misma premisa: una correa móvil, accionada por un motor eléctrico. Pero dependiendo de las características y de la calidad de los materiales, se pueden encontrar en un rango amplio de precios.

  • Gama baja: Estos modelos pueden tener una cinta más corta, que puede ser suficiente para los que la utilicen para caminar. Incluyen una pantalla que muestra la velocidad, distancia, tiempo, calorías quemadas, así como un estante con soportes para botellas. Por lo general, estos modelos no incluyen un monitor de ritmo cardiaco. Están construidos con materiales más ligeros y tienden a sentirse menos estables. Son ideales para los que quieren usarlas muy ocasionalmente.
  • Gama media: Ofrecen funciones adicionales, como plegado, más programas, incluyendo el control del ritmo cardíaco. Se pueden quedar cortas para las zancadas muy largas. Su fabricación es más robusta, y resultan perfectas para un ejercicio ocasional.
  • Gama alta: Su estructura es mucho más estable y sólida, con cintas más largas y una superficie más grande. Es la mejor opción para los corredores habituales que le van a dar un uso continuo. Integra programas de control de pulso, tiene mayor velocidad máxima y más pendientes pronunciadas. Aguantan más peso y tienen más garantía. Puede parecer extraño, pero estos modelos más caros tienden a tener menos programas incorporados.
  • Servicio de Soporte

    Siempre a su disposición las 24 hrs. del día

  • Entrega Gratis

    Los gastos de envío están incluídos en el precio final.

  • Pago seguro

    Cinco formas de pago totalmente seguras