Las aspiradoras sin bolsa son una opción cada vez más popular cuando se trata de aspirar los suelos de nuestro hogar o lugar de trabajo. Se basan el la moderna tecnología que les permite almacenar el polvo y la suciedad eficazmente, sin necesidad de utilizar bolsas y a un precio más que asequible.

Con estos modelos no tenemos que comprar ni instalar bolsas para recoger la suciedad, sin embargo, tendremos que estar pendientes de la limpieza y el mantenimiento regular de los filtros.

Para aquellos que prefieren máquinas más pequeñas, tenemos aspiradoras sin bolsa compactas y ligeras, fáciles de manejar y transportar. Se pueden mover por la casa fácilmente y se pueden guardar en un armario o debajo de una cama una vez que se haya terminado de limpiar.

Si está pensando en comprar una nueva aspiradora sin bolsa, aquí hay algunos consejos a considerar antes de tomar tu decisión.

¿Cuáles son los diferentes tipos de aspiradoras sin bolsa?

Generalmente se dividen en dos categorías principales: con filtro y ciclónicas.

Las aspiradoras con filtro utilizan un simple filtro para atrapar la suciedad y generalmente son bastante baratas, mientras que las aspiradoras ciclónicas utilizan una tecnología ciclónica que separa la suciedad del aire y lo atrapa en el depósito para el polvo.

Los modelos ciclónicos tienen a menudo un filtro para proteger el motor contra las partículas de polvo, y generalmente son significativamente más eficientes que los modelos sólo con filtro.

Dudas frecuentes al comprar un aspirador sin bolsa:

¿Importa el depósito de nuestro aspirador sin bolsa?

El tamaño del depósito influye directamente en cómo de rápido la aspiradora pierde succión y, consecuentemente, en el tiempo en que tarda en llenarse y tener que vaciarla y limpiar los filtros.

Generalmente tienen una capacidad de entre 1,5 y 3 litros. Para apartamentos o pisos pequeños de 1 o 2 habitaciones, con una capacidad de 2 litros será más que suficiente. Pero casas más grandes con varias habitaciones convendría que llegarán a los 3 litros.

¿La potencia marca la diferencia?

La potencia no determina la capacidad de succión de la aspiradora. La potencia de aspiración y la capacidad de limpieza provienen de su diseño y de su calificación de vatios de aire.

Por ejemplo, una aspiradora sin bolsa con filtro de 2400W, generalmente tiene una succión baja y una baja calificación de vatios de aire, mientras que una aspiradora sin bolsa ciclónica de 1400W tiene una calificación más alta de vatios de aire y por lo tanto tiene un mayor poder de succión que el modelo de 2400W.

Esto es un error muy común que la gente comete cuando busca una aspiradora sin bolsa, es decir, una elección basada en su potencia únicamente.

¿Importa el tipo de suelo que aspiraremos?

El tipo de cepillo que tenga el modelo puede tener una gran influencia sobre su capacidad para limpiar el suelo. Un cepillo estándar, a menudo puede dejar polvo y suciedad, mientras que un turbohead, o mejor aún, un cabezal motorizado, puede ayudar a extraer significativamente más polvo y suciedad de la moqueta.

¿Los modelos sin bolsa son más sencillos?

Un mito común es que las aspiradoras sin bolsa son fáciles de mantener porque no necesitan bolsas de recambio. En realidad, necesitan el mismo mantenimiento, puesto que hay que vaciarlas y mantener el filtro o cambiarlo.
Los filtros se deben cambiar dependiendo de su uso, pero aproximadamente corresponde un cambio cada 6 meses.

  • Servicio de Soporte

    Siempre a su disposición las 24 hrs. del día

  • Entrega Gratis

    Los gastos de envío están incluídos en el precio final.

  • Pago seguro

    Cinco formas de pago totalmente seguras