Con el frenético ritmo de vida que llevamos todos, tendemos a olvidarnos de la comida más importante del día, el desayuno.

Todos los expertos en nutrición y salud recomiendan tomar un desayuno equilibrado y completo, con fruta cereales y lácteos. Esto no sólo es beneficioso para nuestro cuerpo, sino que nos da los nutrientes necesarios para estar centrados en lo que tenemos que hacer.

Para cubrir nuestras necesidades de vitaminas y minerales no hay nada cómo la fruta y los vegetales. Pero como apuntábamos antes, no tenemos tiempo para pararnos a comer las 5 piezas al día.

Una manera rápida y eficiente de hacerlo es mediante los licuados de frutas y vegetales. Y para ello necesitamos una licuadora, un aparato que separa el jugo de la pulpa, la piel y las pepitas, y nos permite tomarlo en el momento.

Para los que no son muy dados a comer regularmente frutas, para los que no les gustan las verduras, o para los que quieren cuidarse sin perder tiempo, para todos ellos se hicieron las licuadoras.

Tomar un zumo de varias frutas o combinado con zanahorias, pepino, apio u otros vegetales no sólo es súper saludable, sino que también es delicioso. Nunca te cansarás de hacer licuados ya que hay infinitas mezclas que todavía no has probado. Cada día te sorprenderá un nuevo sabor.

Características y funcionamiento de las licuadoras

Generalmente, las licuadoras extraen el jugo mediante la pulverización de las frutas y hortalizas contra una cuchilla redonda que gira contra un colador de metal. Este proceso filtra el jugo para que caiga directamente en el vaso, mientras que deposita todo lo innecesario (piel, pulpa, pepitas, etc.) en otro compartimento para que podamos deshacernos de ello fácilmente.

Son muy fáciles de utilizar, tan sólo tenemos que conectarlo, encenderlo y meter la pieza por la ranura. Con su empujador de alimentos tenemos la seguridad de que pasa toda la pieza y no nos dejamos nada. Muy seguro y rápido.

Todas las licuadoras se pueden desmontar para poder lavar fácilmente sus piezas después de cada uso.

Normalmente cuentan con un ajuste de velocidad para tener el control en cada momento. Y sin ningún problema podremos pararlo cuando lo deseemos.

Podemos encontrar licuadoras básicamente en 2 materiales: Plástico resistente y acero inoxidable. Las de plástico generalmente son de color blanco, y las de acero combinan su color con el negro.

Las de acero inoxidable tienen un precio más elevado, pero son más sólidas y resistentes. Si lo usamos adecuadamente, es un electrodoméstico que nos va a durar muchos años.

¿Qué puedes hacer con tu nueva licuadora?

Aunque las licuadoras son perfectas para las frutas y las hortalizas, no sirven para extraer el jugo de los vegetales de hoja verde (acelgas, lechugas, espinacas, etc.) y otras hierbas, como el perejil o el cilantro.

Para licuar las frutas con una piel muy dura, como la naranja o la piña, antes tendremos que pelarlas, ya que las cuchillas no van a poder atravesarlo.

La mejor licuadora depende, en última instancia, de tus necesidades individuales.
Si vas a hacer zumos de todo tipo de frutas muy a menudo, una licuadora de acero inoxidable es lo mejor. Si sólo lo vas a utilizar para los cítricos, con un exprimidor es suficiente.
Y si lo vas a hacer de vez en cuando, con un modelo más sencillo, pero que hace bien su trabajo, puedes tirar.

  • Servicio de Soporte

    Siempre a su disposición las 24 hrs. del día

  • Entrega Gratis

    Los gastos de envío están incluídos en el precio final.

  • Pago seguro

    Cinco formas de pago totalmente seguras