No le damos la importancia que se merece, pero los espejos son unos objetos muy importantes en un hogar. Son objetos decorativos que embellecen una pared, pero son mucho más que una mera decoración prescindible.

¿Cómo veríamos nuestro aspecto sin un espejo en casa? No sabríamos como llevamos el pelo, o la ropa. Por eso, siempre antes de salir de casa, nos miramos en un espejo y rectificamos si algo no nos gusta. Hay quienes se pasan horas mirándose al espejo y admirando su apariencia.

Por eso, hay que equipar la casa con espejos de calidad, que tengan un reflejo preciso sin distorsiones, y así poder tener una imagen nítida y correcta de nosotros mismos.

No es un objeto que se limite a una estancia, se puede poner un espejo en una habitación, en el pasillo, en el salón, en el recibidor, y por supuesto, en el baño.

Pero los espejos de hoy no se limitan a un pequeño marco que apenas se ve, tienen una apariencia exquisita, con formas y tamaños para todos los gustos.

Los hay de pared, para colgarlos, o de cuerpo entero, que suelen tener patas para apoyarlo en el suelo.

Espejos de pared

Como su nombre indica, estos objetos se cuelgan en las paredes. Su montaje no tiene mayor complicación ya que por su peso, con uno o dos cuelga fácil suele bastar para sostenerse.

Tienes a tu disposición una gran variedad de formas y diseños. El espejo en sí puede ser de forma redonda o cuadrada, y suele estar enmarcado en grandes marcos o en espejos pequeños haciendo la forma de una flor o de un sol. Incluso puede estar tintado de algún color.

Espejos de posar

Son objetos más grandes que suelen ocupar más espacio. Lo normal es que sean de cuerpo entero, para poder vernos enteros, y su ubicación más habitual es el dormitorio.

La forja es su material por excelencia, aunque también lo encontramos en madera. La forma se reduce a los espejos rectangulares u ovalados, que son los que se pueden estirar más, y en este caso, no suelen tener un marco demasiado grande, ya que su función es la de reflejar nuestra imagen.

Dale estilo y amplitud a tu casa con un espejo de pared

Decorar una estancia no sólo implica embellecer o hacer más bonito, también implica crear una ilusión que compense una falta o tape algo que no nos guste, como por ejemplo el espacio reducido o la poca iluminación natural.

Un buen truco para iluminar y ampliar una habitación es colocar espejos grandes en la pared. La luz que entre se reflejará haciendo parecer más amplia la habitación, y también más luminosa. Este pequeño acto puede cambiar completamente la percepción que tenemos de una zona.

Ahorro de espacio

Los espejos de posar pueden tener una apariencia sofisticada, pero lo cierto es que comen espacio, sobre todo si llegan hasta el suelo. No son muy recomendables para apartamentos pequeños que tienen poco espacio disponible. Pero no es preciso prescindir de ellos, se pueden utilizar espejos de pared, que no ocupan espacio y que además iluminan la estancia.

También hay espejos que son de posar, pero por su tamaño, se pueden colocar encima de una cómoda o un aparador, como si fuesen un portarretratos. En este caso, su utilidad no va más allá del mero embellecimiento.

  • Servicio de Soporte

    Siempre a su disposición las 24 hrs. del día

  • Entrega Gratis

    Los gastos de envío están incluídos en el precio final.

  • Pago seguro

    Cinco formas de pago totalmente seguras