Su icónico diseño, ha llevado a esta silla a renovarse durante más de 60 años de historia. Desde que sus creadores, los señores Eames, idearon una silla con el respaldo y el asiento en una sola pieza y en un material tan complicado de moldear como el plástico, elevaron a la silla Eames a los altares del diseño moderno y se convirtieron en los reyes de las sillas innovadoras.

No pudieron tener más éxito. Estas sillas se veían por todos los lugares públicos de la época, así como en la mayoría de los hogares americanos. Su popularidad a traspasado décadas y países y nosotros también podemos disfrutar de ella.

Esta maravilla de la tecnología pervive en la actualidad siendo uno de los modelos más populares y queridos en las sillas de comedores, oficinas, habitaciones y cocinas. Incluso se las pueden ver en salas de espera y demás puestos de trabajo.

Las diferentes versiones se ven a cientos, al igual que los que han querido copiar su innovador diseño y retocarlo mínimamente para dar su toque personal a la silla. De ahí que se puedan encontrar en el mercado más de 100 maneras diferentes de modificarlo.

Incluso hay tutoriales DIY (hazlo tú mismo) que te enseñan a tunear tus sillas, si es que te aburres de ellas y quieres darles un giro de tuerca.

Materiales de las sillas Eames

La silla Eames está fabricada en ABS, un polímero de alta densidad que forma la carcasa (respaldo y asiento) y está sujetada por unas patas de madera de haya unidas entre sí mediante pequeñas barras de metal cruzadas. Y para que no resbale y se quede fija, la base de las patas es de goma.

Los colores disponibles son muy variados y se adaptan a cada estancia de la casa y a cada diseño establecido, por lo que no hay mayor problema en incorporarlas a un comedor ya existente. Los modelos más atrevidos resaltan por su color chillón o pastel, que se pueden ver en cocinas vintage o retro.

Y ya se ven mesas de comedor que no tienen un sólo tipo de asiento, sino que están rodeadas de diferentes diseños de estas sillas. Algo sólo apto para los más atrevidos.

Una de las características más reseñables, es que no tiene reposabrazos, así que es válida tanto para comer como para descansar indistintamente.

Hay otros modelos que en vez de ABS, están fabricados en malla de alambre, ligero pero fuerte y resistente. esta malla permite hacer combinaciones curiosas, tejiendo telas, fieltro o lanas a la silla, y así personalizando cada mueble.

Con una base de balancín, una silla Eames se puede transformar en una mecedora, perfecta para una habitación de bebés.

Pero a pesar de todas las interpretaciones que ha recibido, todavía se sigue haciendo la versión pura, clásica, disponible únicamente en una tienda americana. Y también está produciendo sus propias variaciones. Por primera vez se ha visto esta silla disponible en madera moldeada, un material mucho más noble y sofisticado que hará las delicias de los amantes de la madera.

  • Servicio de Soporte

    Siempre a su disposición las 24 hrs. del día

  • Entrega Gratis

    Los gastos de envío están incluídos en el precio final.

  • Pago seguro

    Cinco formas de pago totalmente seguras