Las almohadas son imprescindibles en una cama.
Una almohada suave y flexible sobre la que recostar la cabeza adecuadamente es uno de los elementos fundamentales para tener un sueño cómodo y reconfortante toda la noche.

Las mejores decisiones se toman sobre su mullido cuerpo y es a lo que nos agarramos cuando algo nos asusta mientras dormimos. Pero además puede ser el arma con la que empezar una divertida guerra de almohadas.

¿Has sentido esa sensación reconfortante cuando abrazas tu almohada y sabes que vas a descansar toda la noche? Suavemente la acaricias y la aprietas contra ti, sintiendo como si estuvieses encima de una nube. Y así te sumes en un sueño con una sonrisa en la boca. No hay una sensación mejor.

¿Qué tipo de almohada escoger?

Pero al igual que el colchón debe proporcionar un buen soporte del cuerpo, la almohada debe sostener la cabeza y el cuello de una manera adecuada. Debe aguantar la cabeza para que esté a la misma altura a la que están los hombros y la columna vertebral, como si tendríamos una postura erguida.

No todas las almohadas son iguales, tienen diferentes formas y tamaños, diseños, materiales, precios y propósitos. Pero no hay una almohada mejor y una peor, simplemente tienes que probarla y encontrar la que a ti te viene bien.

Dependiendo de la forma de dormir que tengas, necesitarás un tipo de almohada u otro. Si lo haces tumbado boca arriba, lo mejor es una almohada de firmeza media, que sostenga suavemente la cabeza sin resultar rígida. Si duermes boca abajo, elige una almohada suave para disminuir la tensión en el cuello. Y si por el contrario lo haces de lado, las almohadas más firmes son las mejores ya que soportan bien todo nuestro peso sin cambiar su forma.

¿Cuando es recomendable renovar la almohada?

El plazo dependerá de varios factores, como la calidad de los materiales y del tiempo de uso. Generalmente, las almohadas deben cambiarse cada año, pero algunas pueden gastarse más rápidamente que otras y tener que reemplazarse antes.

Una prueba simple que puedes hacer para determinar si es necesario cambiarla, es doblarla por la mitad exprimiendo el aire de dentro. Cuando la sueltes, debe volver a su forma original. Si no es así, es hora de renovarla y comprar una de mejor calidad.

Materiales en que están confeccionadas:

El exterior suele ser de algodón, pero se pueden encontrar muchos rellenos con materiales diferentes, como el poliéster, las plumas de aves, plumas de ganso, látex, gel, viscoelástica ó microfibra.

Las plumas, por peso, son más fuertes que el titanio, por eso proporcionan un alto nivel de apoyo. Las mejores almohadas de plumas son las de ganso, su forma muy rizada y tamaño muy pequeño las hacen perfectas para encontrar un reposo mullido pero firme.

Las viscoelásticas son muy confortables, se ajustan a los contornos del cuerpo y reduce la presión sobre las áreas sensibles.

Hay, a su vez, almohadas hipoalergénicas, antibacterianas y anti-ácaros, para personas con necesidades especiales.

Comprar la almohada correcta es una parte esencial de la construcción de un descanso perfecto.

  • Servicio de Soporte

    Siempre a su disposición las 24 hrs. del día

  • Entrega Gratis

    Los gastos de envío están incluídos en el precio final.

  • Pago seguro

    Cinco formas de pago totalmente seguras